Radio VoxQR

VoxQR

Canción actual

Título

Artista


Baja California Sur y Quintana Roo padecerán más la falta de turistas

Escrito por el 8 julio, 2020

Miércoles, 8 de julio de 2020.

Las finanzas de Baja California Sur y Quintana Roo serán las más golpeadas por la pandemia debido a su alta dependencia del turismo internacional, con caídas en los ingresos generados localmente en la primera mitad del año de 19.1% en el primer caso y de 15.3% en el de Quintana Roo, prevé la calificadora Moody’s.

En un escenario de más estrés, a diciembre, la caída en el estado que tiene en Los Cabos su gran atractivo sería de 25.4%, y de 23.7% en el estado sede de Cancún y la Riviera Maya, agrega la firma en un reporte dedicado a las cuatro entidades del país cuyas economías están más atadas al turismo, incluidos Nayarit y Guerrero.

Moody’s prevé que la pandemia produzca en el primer semestre una pérdida promedio de 3% del PIB en los cuatro estados, aunque llevada la proyección a septiembre la pérdida promedio podría ser de 4.8%, considerando que el alojamiento temporal y la venta de alimentos y bebidas representa 24.5% del PIB estatal de Quintana Roo; 13.3%, del de Baja California Sur; 12.5%, en el caso de Nayarit y 5.5%, del PIB de Guerrero.

La razón por la que los balances financieros de Quintana Roo y Baja California se verán más afectados que los de Nayarit y Guerrero es principalmente porque dependen más del turismo internacional, y debido a ello una alta proporción de sus visitantes llega en avión, lo que en tiempo de pandemia tiene desventajas; además de que Estados Unidos y Canadá, países de origen de 52.2% y 19.4%, respectivamente, de los turistas que vienen a México, imponen medidas de cuarentana a sus habitantes que regresan del extranjero.

En cambio, Nayarit tiene una composición más equilibrada de turismo local y foráneo, mientras que Guerrero depende principalmente del turismo nacional, y a ambos sitios el arribo de turistas en automóvil es significativo, por su cercanía a Guadalajara en el caso de Nayarit y del Valle de México en el de Acapulco, en Guerrero.

En los primeros cuatro meses de este año, a abril, las tasas de ocupación hotelera cayeron en comparación con el mismo mes del año pasado 34.1% en Nayarit; 32.5%, en Baja California Sur; 30.8%, en Quintana Roo y 29.4%, en Guerrero, en tanto que la tasa de empleo formal en los servicios de alojamiento temporal, alimentos y bebidas disminuyó 5% promedio en los cuatro estados.

La tasa nacional de ocupación hotelera cayó 21.2% en el primer cuatrimestre de 2020, en comparación con el mismo periodo de 2019.

Moody’s estima que la tasa promedio de ocupación hotelera en los cuatro estados disminuya 47.6% en la primera mitad del año y que la tasa de empleo caiga 5.7%, y en un escenario de más estrés a septiembre la ocupación caiga 71.3% y 8.6% la tasa de empleo.

“Estas disminuciones se traducen directamente en una menor recaudación de impuestos al hospedaje y sobre nómina, en consecuencia, esperamos una contracción de los ingresos propios de estos estados”.

Moody’s proyecta que la caída de ingresos en Nayarit sea de 8.2% en la primera mitad del año y de 6.5%, aunque en la proyección a septiembre las disminuciones serán de 12.8% y 9.3%, respectivamente.

A la disminución de los ingresos en los estados turísticos se agregará una baja de las participaciones federales, lo que dará lugar a déficits financieros mayores a los previstos y a una liquidez más débil, añade la calificadora.

Añade que los déficits financieros a junio en baja California Sur y Quintana Roo serán de 4.4% y 6.6% de los ingresos totales, respectivamente, pero llevado el pronóstico a septiembre alcanzarían 8.3% y 4.8%.

La reactivación del turismo como de otras actividades depende del semáforo implantado por las autoridades del país, en el que el “rojo” significa que los hoteles pueden reabrir al 25% de la ocupación; 50%, en “naranja”; 75%, en “amarillo” y 100%, en “verde”, con la atenuante de que las clasificaciones sólo son válidas por una semana y luego vuelven a evaluarse.